Finalizada la Solemne Bajada, una vez el Santísimo Cristo ya se encuentra sobre las parihuelas, comienza el Via Crucis Penitencial, desde las inmediaciones de la Parroquia de Cristo Rey hasta el Local Museo. 
A diferencia de las procesiones de Jueves y Viernes Santo, el traslado al Local Museo no se lleva a cabo sobre el trono, sino que se efectúa sobre unas parihuelas metálicas mucho más sobrias y simples que el trono, pero que dotan al acto de la profundidad y sencillez que se busca a través de esta procesión. Tampoco se busca una gran iluminación, el Cristo avanza por las calles del barrio de Cristo Rey iluminado únicamente por cuatro antorchas en las esquinas de las parihuelas. No hay música  que acompañe en este Via Crucis a la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte: solo un timbal abre instrumentalmente el paso del Via Crucis. Y a la vez,  los cantos y rezos de la feligresía.
Asimismo, los cofrades procesional a cara descubierta y, en en vez del farol dorado con luz roja de procesión, llevan en mano un farol mucho más sencillo: un farol negro de hierro fundido con un cirio dentro.
Encuentro entre las dos imagines en la Cuarta Estación
Sencillez, penitencia y retrospección. Son la insignia de esta procesión.  
Si bien todos los Via Crucis tienen 14 estaciones, el nuestro únicamente cuenta con 12. El motivo de esta particularidad se encuentra en que la advocación del Cristo de la Buena Muerte se corresponde con la 12ª Estación, «Jesús muere en la Cruz», la cual se lee en el Local Museo, dando por finalizado el Via Crucis.
En la Cuarta Estación (cruce entre las Calles Pintor Sorolla y Abad Solà) tiene lugar el encuentro entre el Cristo de la Buena Muerte y la Virgen del Consuelo acompañada por San Juan.
Acabado el Via Crucis, ante las puertas del Local Museo, aprovechando que las parihuelas dejan la imagen del Cristo de la Buena Muerte lo más cerca que puede estar de la gente, se dan unos minutos para que toda persona pueda acercarse, donde manifiestan sus profundos sentimientos besándolo, en manos y pies. Un momento en el que es imposible no emocionarse.

Itinerario

Celebrantes

1986 | D. José Vilaplana Blasco 

Obispo de Santander

1987 | D. Juan Pérez Navarro 

Palacio Arzobispal Valencia

1988 | D. Fernando Salom Climent

CEU San Pablo

1989 | D. Antonio Garzarán Blasco

P. San Valero Ob. y San Vte. Martir

1990 | D. José Antonio Navarro Ace

Barrio La Coma

1991 | D. Juan Crespo Climent

Parroquia de Muro

1992 | D. Juan José Martí Martínez

1993 | D. Francisco Pons Moncho

Parroquia San Pedro Apóstol

1994 | D. Daniel Suárez Artes

1995 | D. Carlos Pons Rocher

Párroco de Navarrés

1996 | D. Germán Mora Company

Vicario Parroquia Cristo Rey

1997 | D. Vicente Estarlich Chover

Cura Párroco de Alacuás

1998 | D. Javier Llopis Portes

Cura Párroco de Sueca

1999 | D. Santiago García Aracil

Obispo de Jaén

2000 | D. Antonio Pastor Collado

Basílica de la Virgen de los Desamparados

2001 | D. César García Tejido

2002 | D. Juan Sanchis Cabanilles

2003 | D. Salvador Bertomeu González

2004 | D. José Tomás Sala

Párroco de Cristo Rey – Consiliario

2005 | D. Fernando Mañó Bixquert

2006 | D. Jorge Morant Morant

2007 | D. Germán Mora Company 

Cura Párroco Pobla de Farnals

2008 | D. Manuel Llorca Casasanper

2009 | D. Vicente Almiñana Lloret

Rector Jesuitas

2010 | D. Enrique Benavent Vidal

Obispo Auxiliar de Valencia

2011 | D. Vicente Fontestad Pastor

Vicario General de Valencia

2012 | D. José Miguel Díaz Rodelas

Decano Facultad de Teología Valencia

2013 | D. Blas Gómez Sanchis

Padre franciscano

2014 | Dª. Mercedes Vilá Pladevall

Vicedirectora IDCR Valencia

2015 | D. Ramón Correcher, S.J.

Jesuita

2016 | D. Vicente Fayos

2017 | D. José Santamaría Serrat

Párroco de Cristo Rey y Consiliario

2018 | Fra Bartomeu Sans Balaguer

Padre Franciscano 

2019 | Germán Mora Company

Párroco de Tavernes Blanques