Desde los inicios de la parroquia de Cristo Rey algunos feligreses ya comentaban la conveniencia de contar con una Hermandad que pudiera participar en la Semana Santa de Gandía. Las primeras referencias a la Hermandad se publicaron en el Aleluya del 18 de marzo de 1956. Un mes después se inscriben los primeros hermanos, y en octubre ya se cuenta con 68 altas y se encarga un boceto de la imagen al escultor y catedrático de dibujo del Instituto Laboral Ausias March de Gandía, D. José Rausell Sanchis.
Así, convocados por el cura párroco de la Iglesia de Cristo Rey, D. Antonio Garzarán Blasco, se reúnen el 17 de diciembre de 1956, en los locales provisionales de la parroquia, un grupo de hombres y jóvenes feligreses para fundar la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Se constituye la primera junta de gobierno, cuyo Hermano Mayor es D. Antonio Martí Lloret. Esta junta aprueba el boceto presentado por D. José Rausell y se le encarga la imagen del Cristo crucificado y muerto, tallado en madera de pino de Suecia y policromado.
1er Hno Mayor

Don Antonio Martí

Camarera y Madrina

Dª. Margarita Fuster

En la Asamblea General del 23 de enero de 1957 se acuerda que el hábito sea de lana, constando de túnica gris, cinglo blanco (al estilo del hábito franciscano), capuchón negro con bordado del anagrama de la Hermandad, calcetines y sandalias negros y guantes blancos, portando un farol clásico de hierro alumbrado con un cierto. En marzo de ese año se comunica a Doña Margarita Fuster Martí su designación como Camarera de la Hermandad, y a ella misma con su esposo D. José Lacreu Ruiz padrinos de la bendición. El 14 de abril de 1957, Domingo de Ramos, se bendice la imagen, y ese Miércoles Santo sale por primera vez a las calles de Gandía.
En 1961 se propone añadir una capa al hábito, del mismo tejido y color, que se estrena en la Semana Santa del año siguiente.
En 1963 D. Benito Orihuel Gasque es elegido nuevo Hermano Mayor. Se encarga un boceto de andas a D. José Rausell, puesto que hasta entonces se utilizaban las de la parroquia de San Cristóbal de Benipeixcar. Un año más tarde se construyen las andas, que representan una alegoría de Cristo muerto en la cruz en la balsa de salvación sobre un mar de pecados. 
            En 1965 es elegido nuevo Hermano Mayor D. Francisco Alandete Bonet, cargo que ostenta hasta 1971.
En 1969 se encargan nuevos faroles, de aluminio con luz a pilas. El nuevo consiliario es D. Antonio Pastor Collado. En 1972 es nombrado Hermano Mayor D. Fernando Pérez París y un año después se traslada la procesión de la Hermandad al Jueves Santo.                                                                                                        
            En 1976 se vuelve a contar con banda de cornetas y tambores, y se cambian los faroles, con los que se procesiona actualmente. En 1979 se incorporan las mujeres en la Hermandad, siendo el nuevo consiliario D. Salvador Bertomeu González, quien es sustituido tan sólo un año después por D. Juan Sanchis Ferrairó. Se actualizan los estatutos.
            En 1981 se procesiona con un nuevo hábito, que consta de túnica y capuchón de raso rojo granate, capa y fajín de terciopelo negro, calcetines y calzado negros y guantes blancos (en 1998 se sustituye el zapato por sandalias y los guantes blancos por negros).
            Tras la Semana Santa de 1981 se nombra Hermano Mayor a D. Leoncio Santandreu Castelló, que se mantiene en el cargo hasta 1986. El 18 de diciembre 1981 se celebra con una Eucaristía los 25 años de la fundación de la Hermandad.
            El 2 de abril de 1982, Viernes de Pasión, en la Eucaristía se bendicen las nuevas andas, las insignias y el estandarte donado por Doña Margarita Fuster, Madrina y Camarera del Cristo. Además, se estrena la marcha Santísimo Cristo de la Buena Muerte, compuesta por el maestro D. Miguel Villar González.
            El Domingo de Ramos de 1983 se instaura una comida de hermandad, que sigue realizándose en la actualidad.
             El martes Santo de 1986 se realiza el primer Via Crucis penitencial de traslado de la Imagen desde la Iglesia de Cristo Rey hasta el Local Museo. Tras la Semana Santa es elegido Hermano Mayor D. Joaquín Salvador Ferrer Montaner. El sábado antes de Nochebuena se instaura la Eucaristía conmemorativa de la fundación de la Hermandad y posterior cena de Navidad, actos que se mantienen en la actualidad. 
            En 1987 se convoca por primera vez un concurso de carteles para anunciar el Via Crucis penitencial. En septiembre el nuevo consiliario es D. Francisco Pons Moncho.
            Transcurrida la Semana Santa de 1988 se elige a D. Miguel Antonio Moncho Sirera como Hermano Mayor, cargo que ostenta hasta 1996.
En 1989 se inicia el acabado del trono-anda, talla de los cuatro evangelistas obra del escultor D. Ricardo Rico Tormo.
            En 1990 se aprueban en asamblea general nuevos estatutos, que rigen en la actualidad. Ese año se realiza la restauración de la imagen del Cristo por D. Francisco Nogueroles Peiró.
             En 1992 se amplían las andas, y se le incorporan tallas de madera de la cruz con el sudario, y la columna y el flagelo, en la parte delantera y trasera, respectivamente. Así mismo, se añaden en los laterales la talla delexpolioJesús en brazos de su madre con San Juan. Ese mismo año se recupera la misa que se hacía el Domingo de Ramos, en la que se bendicen e imponen las insignias a los nuevos hermanos. El Jueves de Pasión se introduce un nuevo acto, la conferencia de preparación a la Semana Santa.
          En 1994 se organiza un homenaje a Doña Margarita Fuster, en el que participan todas las Hermandades de Gandía, y al que se adhiere la Junta Mayor.
             En 1995 se celebra por primera vez la Solemne Bajada del Cristo, al inicio del acto del Via Crucis penitencial del Martes Santo.
            Después de la Semana Santa de 1996 es elegido Hermano Mayor D. Tomás Ernesto Micó Lloret, cargo que ostenta hasta 1999. Se instaura el homenaje a los Hermanos Mayores salientes.
            Después de la Semana Santa de 1999 se elige Hermana Mayor a Mª José Almiñana Pellicer, cargo que ostenta hasta 2008.
            El 30 Julio de 1999 fallece Doña Margarita Fuster, nuestra Camarera y Madrina del paso, por lo que en las procesiones del año 2000, se desfila sin camarera y con crespones negros en los faroles en señal de luto. 
            En el año 2001 es elegida Camarera de la Hermandad Doña Margarita Pallarés Fuster, sobrina de Doña Margarita Fuster, cargo que ostenta hasta el año 2002. 
En el año 2002 es elegida Camarera Doña Mª Dolores Pérez Casas, cargo que ostenta hasta el año 2005. 
El Consuelo
            En 2003 se procesiona por primera vez con el grupo escultórico del Consuelo, obra del Escultor Don Ramón Cuenca Santos, siendo los padrinos D. Miguel Antonio Moncho Sirera y Doña Mª José Almiñana Pellicer.
En 2005 la imagen del Cristo es trasladado del Altar Mayor de la parroquia a la Capilla de la Comunión, ubicación actual de la imagen.
Ese año es elegido Hermano Mayor, Don José Marco Francés, y Camarera Doña Mª Carmen Puig Linuesa cargo que ostentan hasta 2008. En 2007 se celebra el Cincuentenario de la Hermandad, año lleno de actos y celebraciones
En 2007 se celebra el Cincuentenario de la Hermandad, año lleno de actos y celebraciones, donde se hizo entrega a todos los cofrades de la medalla conmemorativa.
En 2008 es elegida hermana Mayor Doña Charo Estruch Lucio y Camarera Doña Mª. Dolores Ibáñez Miñana.
            En 2010 celebramos el 25 aniversario del Via Crucis penitencial.
            Pasada la Semana Santa de 2011, Doña Rosario Estruch Lucio es reelegida como Hermana Mayor, siendo Camarera para los años 2012 a 2014 Doña. Juana Sancho Moratal.
            Acabada la Semana Santa de 2014 es elegida Hermana Mayor Doña Mª. Dolores Ibáñez Miñana y Camarera años 2015 a 2017 Doña Cristina Faus Dauder.
Durante el 2017 se conmemora el 60º Aniversario de Fundación de la Hermandad. Con motivo de tal efeméride y, dado el deterioro que tras tantos años sufría el estandarte donado por Doña Margarita Fuster Martí, se acuerda la elaboración de un nuevo estandarte, cuya elaboración es encargada a las Hermanas Dominicas del Convento de la Consolación de Xàtiva.
Finalizado el mandato de Doña Mª. Dolores Ibáñez, resulta elegida Hermana Mayor Doña Manuela Galiano Bonilla, y Camarera para los años 2018 a 2020 Doña María José Almiñana Pellicer.
Durante el 2018 Gandía es sede Diocesana y, con tal motivo, se celebran en la ciudad gran cantidad de actos, entre los que destaca una Gran Procesión en la que participan todas las poblaciones de la Diócesis, y en la que el Cristo de la Buena Muerte salió sobre parihuelas al igual que en los Via Crucis.
  En la Asamblea celebrada el 2 de marzo de 2018 se acuerda que los menores de 9 años puedan procesionar con la cara descubierta.
En este año la conferencia de preparación a la Semana Santa fue impartida por D. José Luis Miravet Mor, S.J., bajo el título “La gran paradoja: muere la vida”. 
El Via Crucis fue celebrado y presidido por Fra Bartomeu Sans Balaguer, hermano Franciscano del Centro de Acogida de San Francisco de Asís y Santa Isabel de Palma de Gandía.
En Asamblea Extraordinaria celebrada el 7 de diciembre de 2018 se acuerda nombrar a Don José Rausell Sanchis, escultor del Cristo de la Buena Muerte, Hermano Mayor Honorario, y el día 22 de diciembre, al finalizar la Eucaristía de Fundación de la Hermandad, junto al Cristo se procede al nombramiento público, al que acuden miembros de la Junta Mayor, la Madrina de la Semana Santa del año 2019, Paula Beltrán Alandete, así como representantes de las distitnas Hermandades, nuestros Hermanos Mayores y Camareras y multitud de cofrades.
En el año 2019 tiene lugar la XXV Solemne Bajada del Cristo de la Buena Muerte.

El comienzo. Primer año (1956-1957)

  1. Primeros años:

1.1. Los primeros pasos:

            En marzo de 1956, a los dos años de estar en marcha la Parroquia de Cristo Rey, que entonces estaba situada en el Colegio Cervantes (ubicado en el Paseo, esquina a San Rafael), había entre los feligreses, no muy numerosos en aquel entonces, inquietud sobre la conveniencia de que hubiese en la Parroquia una cofradía con su paso correspondiente de la Pasión del Señor, que pudiera participar en las solemnidades de la Semana Santa de Gandía, y así en las diferentes publicaciones parroquiales ya hay constancia.

Estas inquietudes llevan a que llegada la Semana Santa de 1956 aparezcan las primeras referencias en las Aleluyas parroquiales de fechas 18 y 25 de marzo donde en el apartado “El duendecillo”, hay unas reseñas denominadas ¿De broma o de veras? De veras ¿Cómo se ha de llamar? Que llevan hacia los primeros pasos para fundar esta Hermandad.

Concretamente la Aleluya del 18 de marzo de 1956 decía lo siguiente: “Todos los años, al aproximarse las grandes solemnidades de la Semana Mayor, nos llega, por distintos sectores de la Parroquia, un mismo anhelo, un unánime deseo: ¿Por qué no tiene la Parroquia su “Paso”? ¿Por qué muchos feligreses entusiastas de estas solemnidades tenemos que inscribirnos en otras cofradías cuando lo ideal sería tener la nuestra?”.

Así en la Aleluya del primero de abril de este mismo año en la “Voz de la Parroquia”, aparece un escrito con las iniciales A.M. (se suponen corresponden a D. Antonio Martí), Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, y es cuando en los archivos de ésta aparecen las primeras altas de hermanos, siendo catalogados como numerarios inscritos y protectores.

            Y se puso todo en marcha. Se pretendía agrupar a todos los hombres jóvenes y niños que lo desearan con el objeto de que en Cofradía encontraran fundamentalmente un medio que les ayudara a realizarse como cristianos y una forma popular de honrar a Jesucristo en su Pasión, Muerte y Resurrección. Porque la piedad popular es algo que gusta al pueblo ya que nace del pueblo, la vive y la realiza el pueblo, siendo el pueblo el beneficiario de la misma.

            Y se pensó de inmediato en el paso de la Pasión de Cristo que debería presidir los cultos de la Hermandad. Y desde el primer momento se determinó que fuera un Cristo.

 “Queremos -se dijo- tener como paso de nuestra Hermandad a Cristo crucificado y queremos que este Cristo recoja el momento de la muerte del Señor. Queremos que este Cristo sea centro de atracción de toda la Parroquia, queremos que sea el Cristo de la Buena Muerte para que nos alcance del Padre una buena muerte, esto es, una muerte en gracia de Dios, para que podamos vivir con Jesús para siempre en la eternidad.”

El entusiasmo despertado lleva a se inscriban los primeros hermanos y en el mes de octubre se cuenta ya con sesenta y ocho altas.

Se inician los primeros contactos para la elaboración de la imagen que tenía que presidir los actos y desfiles procesionales, y a petición de D. Antonio Martí Lloret, se encarga el boceto de la misma al joven escultor y catedrático de dibujo del Instituto Laboral Ausiàs March de Gandía, D. José Rausell Sanchis: la imagen de un Cristo Muerto en la Cruz.

Y después, ya en noviembre del mismo año, fueron aprobados los estatutos de la Hermandad por el Sr. Arzobispo.

1.2. La fundación de la Hermandad

            De esta forma el 17 de diciembre de 1956, convocados por el cura párroco de la Iglesia de Cristo Rey, D. Antonio Garzarán Blasco, primer Consiliario, se reúnen en los locales provisionales de la Parroquia un grupo de hombres y jóvenes feligreses con la intención de fundar la Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte , para dar mayor realce y esplendor a los actos que en conmemoración de la Pasión y Muerte de nuestro Señor Jesucristo, se realizan en la Semana Santa de Gandía.

            Constituida la primera Junta Directiva la cual preside D. Antonio Martí Lloret, quien es su primer Hermano Mayor, se aprueba pro esta Junta el boceto presentado por D. José Rausell y se le encarga la imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Según el boceto dispuesto, la imagen sería un Cristo Crucificado y Muerto, con la característica de tener los clavos colocados entre radio y cúbito, ubicación que el escultor concibe tras varios estudios para su realización, como en realidad debió de ser ya que en el metacarpo, es sabido por experiencias realizadas, que se hubiese desgarrado y desprendido. Esto levantó cierta polémica, quedando despejada tras las consultas realizadas a especialistas en la materia.

Visto el gran acierto, se aprueba por unanimidad, encargando al señor Rausell la talla de esta Imagen que es una escultura de madera de pino de Suecia y policromada.

Ya en asamblea general de 23 de enero de 1957 se acuerda que el hábito sea de lana, siendo la túnica gris con cíngulo blanco (al estilo del hábito franciscano), capuchón negro con el bordado del anagrama, calcetín y sandalias negros con guantes blancos. Portando un farol clásico de hierro alumbrado con un cirio. Asimismo el consiliario informa de las gestiones llevadas para designar a los padrinos de la bendición del Cristo y camarera del paso.

La Hermandad tuvo desde el principio hermanos numerarios, los que salían en las procesiones con su vesta, los hermanos inscritos, que tenían los mismos derechos y obligaciones que los numerarios pero que no se hacían la vesta, y los hermanos protectores, que ayudaban, sobre todo económicamente, al desenvolvimiento de la Hermandad. En esta última sección podían agruparse las mujeres, normalmente las madres y las hermanas de los socios numerarios.

Ya en marzo se le comunica a Doña Margarita Fuster Martí la designación del cargo de Camarera y al mismo tiempo junto con su esposo D. José Lacreu Ruiz padrinos de la bendición, quienes en escrito de 9 de abril de 1957 aceptan tal distinción.

            Una vez finalizada la Imagen, llegado el Domingo de Ramos, 14 de abril d 1957, se bendice la imagen por el consiliario y cura párroco D. Antonio Garzarán Blasco, quien fue influyente y decisivo para que se relizara esta Imagen, la cual cuantos la contemplan encuentran en ella una paz y reposo espiritual que invitan a meditar y pensó que debría situarse en el Altar Mayor del futuro Templo.

            

Llegada la Semana Santa de 1957 sale por vez primera el Santísimo Cristo de la Buena Muerte. Y después de un triduo solemne, como primer acto procesional, se desfila el Miércoles Santo a las 20’30 horas por las calles de la Parroquia (Gómez Ferrer, Luis Belda, República Argentina, Barig, San Vicente, Gómez Ferrer, Parroquia) saliendo treinta y cinco Hermanos de los ochenta y nueve inscritos y el Viernes Santo se participa en la procesión del Santo Entierro , que a su paso por las calles de nuestra Ciudad causa admiración y respeto a la multitud que presencia la Procesión, , tanto por la unción religiosa de la Imagen como por la austeridad de sus cofrades.

            Las Andas que se utilizaban para el traslado de la Imagen eran de la Parroquia de San Cristóbal de Benipeixcar, siendo llevadas a hombros , cedidas por su Párroco que en todo momento dio toda clase de facilidades.

Años 60

Renovada la Junta Directiva en 1959, la cual seguirá presidiendo el Sr. Martí, es cuando se propone la adición de una capa al hábito que para no desvirtuar su forma tradicional sea confeccionada en tela del mismo tejido con vistas negras la cual se estrena la Semana Santa de 1960. Al año siguiente, se suprime la obligación de la misa mensual aunque ello no conlleva el que no se cumpla con las obligaciones y respeto de todos los actos procesionales.

            En el año 1962, se pasa por una situación económica precaria puesto que se liquida el préstamo bancario concedido en su día para sufragar los diferentes gastos de inicio.

            Nuevamente renovada la Junta de Gobierno en 1963, siendo el Hermano Mayor D. Benito Orihuel Gasque, y debido a la situación de crisis económica que se arrastraba, se decide suprimir la procesión particular del Miércoles Santo, como así mismo se prohíbe el reparto de caramelos en la procesión del Santo Entierro, lo cual llevó a un descenso de Hermanos, aunque se ganó en religiosidad y espiritualidad.

En este periodo se piensa ya en la posibilidad de tener Andas propias pues hasta el momento siempre habían sido prestadas, para ello se le encarga al escultor de el Cristo, D. José Rausell, el boceto, el cual representaría una balsa de troncos de madera sobre un tallado que debería representar un mar de pecados. Esto seria la Balsa de la Salvación, un proyecto que nunca llegó a acabarse.

            Llegado el año 1965 se cambia la Junta Directiva de la Hermandad la cual preside D. Francisco Alandete Bonet hasta 1972. Será en este año cuando se comienza la construcción de las Andas que no son finalizadas por falta de medios económicos, haciéndose primero la “balsa”, con la cual se desfiló hasta 1982. Pero sí se realiza el carruaje portador de la Imagen. Debido a que los faroles que se llevaban de hierro forjado con cirio eran muy pesados, y en mitad de la procesión de Viernes Santo se tenía que cambiar de lado, es en 1969 cuando se encargan nuevos faroles, siendo de aluminio con luz a pilas.

En el año 1965 una renovada junta de gobierno de la cual es hermano mayor D. Francisco Alándete Bonet da los primeros pasos en lo que seria el carruaje que debería de portar  el Trono Anda, con el cual se desfila hasta 1982. Igualmente se encargan los troncos de esa balsa de la salvación, sin que sean finalizadas por falta de medios económicos

Llegado el año 1969 , debido a qie los faroles de hierro forjado con cirio que se usaban eran muy pesados y, en mitad de la procesión de Viernes Santo, tocaba cambiar de lado. Seencargan nuevos faroles siendo de aluminio con luz a pilas.

Años 70

Después de muchos años, el hasta entonces párroco y consiliario D. Antonio Garzarán es nombrado Arcipresete de Sagunto y es sustituido en septiembre de 1971 por D. Antonio Pastor Collado.

Todavía son tiempos difíciles para la Hermandad, esta estancada en cuanto al numero de hermanos, económicamente pasa momentos difíciles, incluso peligra su continuidad, pero a pesar de ello se sigue adelante con ilusión y se recupera la procesión del Miércoles Santo, se vuelve a dar caramelos y así se desfila sin banda, pero se le instala un equipo de sonido bajo las andas, para los desfiles procesionales con música sacra.

            El Sr. Alandete por motivos profesionales marcha de nuestra ciudad y el 15 de septiembre de 1972 es elegido Hermano Mayor D. Fernando Pérez París, que renovando la Junta de Gobierno con caras jóvenes, lleva a cabo una importante campaña de captación de hermanos, dando un resultado satisfactorio. De esta forma en 1973 se cambia el día, hora, a las 21’30 h, e itinerario de la procesión de la Parroquia, quedando definitivamente en Jueves Santo.

            Dada la cantidad de comentarios sobre el traje que lleva nuestra Hermandad, se propone en 1975 el cambio del mismo a fin de armonizar en lo posible el esplendor de la Semana Santa, lo cual no es aprobado pero sí se llega al acuerdo de renovar totalmente la estructura del carruaje portador de la Imagen, el cual no llegaría hasta el año 1982.

En 1976 se vuelve a contar con banda, siendo por primera vez banda de cornetas y tambores para la procesión de Jueves y Viernes Santo, procedente de Ollería, gracias a las gestiones realizadas por D. Juan Antonio Faus Faus. A finales del mismo se encargan nuevos faroles para las procesiones del próximo año.

Así en 1979 se da entrada a las mujeres en esta Hermandad y se tiene como cura párroco y consiliario a D. Salvador Bertomeu González. Se plantea el cambio del hábito, ya que debido a la sobriedad del mismo había simpatizantes reacios a pertenecer a la misma, y será en 1980 cuando en Junta General de abril queda aprobada la actualización de los estatutos, que tiene su base principal en los primitivos realizados, También queda renovada parte de la Junta de Gobierno, que sigue presidiendo el Sr. Pérez París, en la cual entra gente joven entre ellos cinco mujeres, se acuerda el cambio de la vesta para 1981, como así mismo se aprueba la compra del Local-Museo conjuntamente con el resto de Hermandades y Junta Mayor de Hermandades.

Asimismo, se empieza a trabajar con vistas en las Bodas de Plata para lo cual se forman diferentes grupos encargados.

Años 80

        También contamos con la presencia de un nuevo Párroco, D. Juan Sanchis Ferrairó, quien había tomado posesión en septiembre de 1980, al cual se le hace una visita de cortesía explicándole todo lo referente a la Hermandad, aceptando ser el Reverendo Consiliario.

            En enero de 1981 se encarga la confección del nuevo hábito al Modisto D. Miguel Cerdá Gilabert, siendo de raso rojo granate la túnica y el capuchón, el cual lleva bordado el anagrama con remates y borlas en oro, la capa y fajín de terciopelo negro, calcetín y calzado negros con guantes blancos, combinándose en estos colores la seriedad que caracterizaba el anterior y que armonizara con la actualidad, siendo el hábito que se porta actualmente.

El Jueves Santo de dicho año, antes de la procesión particular se procede a bendecir los nuevos hábitos en un sencillo acto en la Iglesia por el nuevo cura párroco y consiliario D. Juan Sanchis Ferrairó.

            Tras la Semana Santa de 1981, en Asamblea General de 29 de mayo se renueva la Junta Directiva, siendo elegido Hermano Mayor en esta ocasión D. Leoncio Santandreu Castelló, con una Junta joven y con las mujeres plenamente integradas, quien se mantiene en el cargo hasta 1986. Así, en vistas hacia la conmemoración de las Bodas de Plata se estructura la Junta de Gobierno en comisiones de trabajo encaminadas hacia tal efemérides. El momento requería trabajar con gran intensidad y buscar a cuantos por esta Hermandad habían pasado: Hermanos Mayores, Consiliarios, cofrades e invitarles a participar y colaborar en tal acontecimiento

Llegado el 18 de diciembre de 1981, en una misa se celebra la fundación de la Hermandad. No sólo hubo el empeño de que los actos conmemorativos fueran esplendorosos, sino a que la Hermandad tuviese realizados proyectos que no se habían podido alcanzar como casi siempre por las dificultades económicas. Y así, con vistas a la conmemoriación de las Bodas de Plata, se busca uno de los más deseados: el Tron-Andas. Se solicitó a D. José Rausell el boceto que realizró en su día para las Andas, el cual cedió y, bajo su indicación, se hizo realidad por encargo a D. Juan Ros Marí. También las primeras insignias de la Hermandad eran realizadas, bendiciones apostólicas en reucerdo del momento, recuerdos para otras Hermandades, el libro conmemorativo editado para la ocasión y para que nuestra satisfacción fuera mayor Doña Margarita Fuster Martí de Lacreu, nuestra Camarera, con todo su cariño hacia esta su Hermandad hacía entrega de un estandarte, siendo éste una pintura del Cristo con bordados en oro, con el cual se ha venido desfilando hasta el año 2017.

            El 2 de abril de 1982, Viernes de Pasión, en la Eucaristía se bendicen las nuevas andas, las insignias y el estandarte donado por Doña Margarita Fuster, Madrina y Camarera del Cristo. Además, se estrena la marcha Santísimo Cristo de la Buena Muerte, compuesta por el maestro D. Miguel Villar González.

Y llegado el 2 de abril de 1982, Viernes de Pasión, en una misa oficiada por el primer consiliario y por los sacerdotes de la parroquia D. Juan Sanchis Ferrairó y D. Tiburcio Peiró Tormo, junto a invitados de las diferentes Hermandades y de la Junta Mator, cofrades y geligreses se conmemoran las Bodas de Plata, bendiciendo las Andas y el Estandarte en la Iglesia de Cristo Rey, y a los invitados de las diferentes hermandades y Junta Mayor se les hace entrega de unas cintas del acto para sus estandartes concluyendo con el estreno de la marcha fúnebre “Santísimo Cristo de la Buena Muerte” compuesta por el maestro D. Miguel Villar González para esta efeméride e interpretada por la banda La Rotovense musical, la misma que acompañaría a la Hermandad en los desfiles procesionales.

            El Domingo de Ramos de 1983, se instaura una comida de Hermandad, que sigue celebrándose, a la cual acuden los Hermanos junto a sus familiares.

            Reelegido en 1984 el Sr. Santandreu se pasa por un período de estabilidad y será en asamblea general del 8 de octubre de 1985 cuando se aprueba la introducción de otro acto para el martes de 1986: este será un Via Crucis penitencial – traslado de la Imagen desde la Iglesia de Cristo Rey hasta el Local-Museo; variándose el recorrido de la procesión del Jueves Santo, iniciándola en la parroquia y finalizando en las Escuelas Pías.

            Este Via Crucis se caracteriza por su sobriedad: abriendo la procesión unos timbales y los cofrades con hábito completo sin capuchón; el Cristo sobre una estructura metálica en posición yacente, portado a hombros, y unos cofrades con antorchas a su alrededor, rezando las estaciones hasta la doce “Jesús Muere En la Cruz”. Es presidido por el que había sido vicario de la Parroquia y, en ese momento, Obispo Auxiliar de la Diócesis de Valencia D. José Vilaplana Blasco y se acuerda que sean sacerdotes vinculados a la Parroquia quienes lo presidan en lo sucesivo.

            Se buscó la unión sólida entre Parroquia y Hermandad, siendo una de las principales metas propuesta por el nuevo Hermano Mayor. Así en asamblea general del 10 de octubre del año 1986 se decide que el cartel que anuncia el Via Crucis salga de un concurso el cual se haría entre los alumnos del colegio Cristo Rey y Hermanos en edad escolar. Posteriormente se empezó a hacer en el Instituto Ausias March con la colaboración del catedrático de dibujo del mismo D. Enrique Bofí Planes, abriéndose posteriormente a cuantos participantes quisieran concurrir. En el año 1987 se convoca el primer concurso de cartales para anunciar el Via Crucis Penitencial

Transcurridos treinta años desde la fundación de la Hermandad y para conmemorar esta fecha el sábado anterior a la Navidad de 1986, se celebra una misa seguida de una cena en la cual se le impone la única insignia de oro otorgada a nuestra Camarera, y asimismo se deja esta fecha en lo sucesivo como celebración de la fundación y la Navidad. En la actualidad se mantienen estos actos.

            Se sigue trabajando para enriquecer el Via Crucis, y para ello se remodela la estructura metálica añadiéndole unos hachones, y el Martes Santo de 1987 los Hermanos desfilan con unos faroles de hierro con cirio, idea del Hermano D. Vicente Melo Martí, que fue quien llevó todo el peso de la organización de este Via Crucis. Del mismo modo la Camarera hace donación de unas nuevas telas que cubren el carruaje, siendo de terciopelo, así como dos banderolas de raso rojo granate con el anagrama bordado en oro, realizados por Dª. Concha Moncho Sirera y estrenados el Jueves Santo en la procesión particular.

            En el mes de agosto se le hace un acto de despedida a D. Juan Sanchís Ferrairó nuestro consiliario que marchaba a Chile de misiones. Y ya en septiembre se contó con un nuevo párroco D. Francisco Pons Moncho, a su vez consiliario de la Hermandad.

En este momento se pasa de ser cincuenta a ochenta hermanos, por lo que se materializan los resultados del vínculo Hermandad-Parroquia.

            Pasada la Semana Santa de 1988, es elegido Hermano Mayor D. Miguel Antonio Moncho Sirera en Asamblea del 6 de mayo, y una de sus primeras metas es el acabado de las tallas de las Andas. Así puestos en contacto en 1989 con el escultor de nuestra ciudad D. Ricardo Rico Tormo, se le encargan los bocetos del acabado definitivo que será durante varios ejercicios, siendo lo primero en terminar para 1990 los evangelistas que irán situados en el interior de los pergaminos que ya se poseían.

Años 90

Se aprueban en asamblea general unos nuevos estatutos que son ratificados el 25 de abril de 1990 por el Arzobispado de Valencia y se tramita ante el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia para que sea inscrita dándose el hecho el 19 de noviembre de 1990.

            Reelegido el Sr. Moncho para un período de tres años, se sigue potenciando el vínculo Parroquia-Hermandad y así en la fiesta de Cristo Rey se participa en las ofrendas y lecturas en la misa Solemne.

            Se organiza el archivo de la Hermandad que no se poseía.

            Ante el deterioro que sufre la imagen se encarga un estudio de restauración del Cristo a D. Francisco Nogueroles Peiró y pasada la Semana Santa de 1990 comienzan los trabajos que serán finalizados para las procesiones de 1991. También empieza una campaña de huchas destinadas a recolectar dinero para las obras del Templo.

            En 1992, se remodela el carruaje, la instalación eléctrica y se amplían las Andas, encargo hecho al Hermano D. Joaquín Martínez Martínez y se le añaden en su parte anterior y posterior unas cruces con unos pergaminos en cuyo interior va tallado en una, la cruz y el sudario y en la otra la columna y los flagelos, según bocetos del Sr. Rico, y situando los Evangelistas a ambos laterales. También en este año se vuelve a la misa que se hacía el Domingo de Ramos, en la cual se bendicen y se imponen las insignias a los nuevos Hermanos asistiendo todos con sus hábitos para después desfilar en la Procesión de Palmas. También se participa en el acabado del centro parroquial de Cristo Rey aportando la calefacción y la colaboración desinteresada de algunos cofrades en el montaje eléctrico. Igualmente se le encarga al Sr. Rico, los grupos escultóricos con los cuales se acaban definitivamente las Andas: estos representan, uno Jesús en brazos de su Madre con San Juan y el otro la Expoliación, tallas realizadas en madera de ciprés y acabadas a la cera, siendo bendecidos el Martes Santo de 1993 finalizado el Via Crucis.

            Una conferencia se introduce como acto nuevo para el Jueves de Pasión, siendo invitado para su inauguración el Rvdo. D. Fernando Salom Climent que disertó sobre “La Semana Santa Hoy”. Durante este período la suerte hace que en la cabalgata de reyes salgan elegidos cinco Hermanos representándolos.

Ese mismo año se recupera la misa que se hacía el Domingo de Ramos, en la que se bendicen e imponen las insignias a los nuevos hermanos.

En este mismo año participa por primera vez en nuestro Via Crucis la Madrina de la Semaba Santa de Gandía y Camarera del Cristo Resucitado, hecho que se repeteriría al año siguiente y en muchos más hasta la actualidad.

            Así mismo el constante trabajo de las distintas Junta de Gobierno y la vinculación a la parroquia lleva a tener ciento setenta Hermanos.

Nuevamente es elegido Hermano Mayor para un período de tres años más, el Sr. Moncho el 27 de mayo de 1993.

A partiri de este año, Dª. Margarita Fuster, consecuncia un desgraciado accidente no puede continuar participando en los desfiles procesionales,siendo representada por su sibrina Dª: Margarita Pallarés Fuster.

            En 1994 se organiza un homenaje a Doña Margarita Fuster, en el que participan todas las Hermandades de Gandía, y al que se adhiere la Junta Mayor.

            En 1995 se celebra por primera vez la Solemne Bajada del Cristo, al inicio del acto del Via Crucis penitencial del Martes Santo.

            

Después de la Semana Santa de 1996 es elegido Hermano Mayor D. Tomás Ernesto Micó Lloret, cargo que ostenta hasta 1999. Se instaura el homenaje a los Hermanos Mayores salientes.

(en 1998 se sustituye el zapato por sandalias y los guantes blancos por negros).

            Después de la Semana Santa de 1999 se elige Hermana Mayor a Doña Mª José Almiñana Pellicer, siendo la primera mujer en ocupar dicho cargo, el cual revalido en un segundo mandato hasta el año 2005.

2000 - 2005

El 31 Julio de 1999 falleció Doña Margarita Fuster, nuestra Camarera y Madrina del paso. Así, en señal de luto, se decide no nombrar Camarera para el ejercicio 1999-2000, con ausencia de dicha figura tanto en los actos como en las procesiones del año 2000 y, además, se procesiona con crespones negros tanto en los faroles como en las banderolas de los faldones del Trono-Anda y en el estandarte. El 4 de noviembre de ese año se celebró una misa por su entero descanso, con la asistencia de la Hermandad, sus familiares así como muchos otros miembros de otras Hermandades.

En septiembre de ese año, siguiendo con la tradición establecida por el anterior Hermano Mayor D. Tomás Micó Lloret, se le hace al mismo un homenaje de despedida.

Durante este tiempo sigue apostándose por la realización de actividades como Hermandad. También en este año tiene por primera vez la celebración de las Cruces de Mayo, junto con la Hermandad de la Piedad, colocando una cruz en el exterior de la fachada de la Parroquia de Cristo Rey.

El 18 de noviembre se celebró el acto de nombramiento de la nueva Camarera de la Hermandad para los años 2001 y 2002, Dª. Margarita Pallarés Fuster, sobrina de la primera Camarera y a quien durante sus últimos años había sustituido en las procesiones.

En el año 2001 nuestra Hermandad participa por primera vez en la Procesión Diocesana, celebrada en Cheste.

Sustituidas las campanas de la Parroquia de Cristo Rey, se da el nombre de “Cristo de la Buena Muerte” a la campana más grande.

Pasada la Semaba Santa y para despertar un poco el ánimo, la Hermana Mayor propone hacer una Virgen que acompañe al Cristo, a lo que D. Joaquín Ferrer Montaner responde que por qué no una Virgen acompañada por San Juan, “el discípulo amado”. Gustando la idea, la Hermandad se pone manos a la obra, y en septiembre una comisión de la Hermandad se desplaza a Ponferrada a los Encuentros nacionales de la Semana Santa para consultar con algún escultor, ya que D. José Rausell, escultor del Cristo, dijo que no la podía hacer.

En septiembre de este año se inicia la lotería semana, con el número 50.632.

A principios de año 2002, después de debatir cuál era el proyecto que más gustaba, se decide contratar a D. Ramón Cuenca Santo, escultor de Cox, a quien se había conocido en Ponferrada. La maqueta que presentó fue del agrado de todos y una delegación de la Hermandad se desplazó al taller del escultor para la firma del contrato quedando acordado que laimagen desfilaría en la Semana Santa de 2003. El precio de la imagen era de 4.450.000 pesetas que, gracias al buen ahcer de la Hermandad, pudo ser pagado en su totalidad. A lo largo de este año se hiucieron varios viajes a Cox, uno de ellos con muchso miembros de la Hermandad y de la Parroquia, para lo que se neceistó un autobús, y aprovechando el viaje se isitó la ciudad de Murcia y el Santuario de la Virgen dela Fuensanta.

Llegada la Semana Santa de ese año se desfila con la banda de Cronetas y tambores Cavallelrs de Centelles de Oliva, si bien la procesión del Santo Entierro quedó suspendida por la lluvia.

El 14 de Julio de 2002 es reelegida para los próximos tres años Dª. María José Almiñana Pellicer, nombrando el 27 de septiembre Camarera para los años 2003 a a Dª. María Dolores Pérez Casas.

El 31 de octubre se celebra una cena de despedida a la camarera saliente en el Molí Canyar, dónde se le hace entrega de un retrato suyo pintado.

Se acerca la terminación de la imagen de la Virgen con San Juan, y en la Junta de Gobierno celebrada el 29 de enero de 2003 se elige el nombre de la imange de entre los propuestos: “María Auxiliadora con San Juan”, “Virgen de la Misericordia y San Juan”, “Virgen del Calvario”, “Virgen del Calvario con San Juan”, “Virgen de la Paz y San Juan”, “Virgen del Perdon con San Juan” y “Virgen del Consuelo con San Juan en el Calvario”, resultando ganadora tras dos votaciones ésta ultima, a la cual se le llama también “El Consuelo”.

El 30 de marzo tiene lugar la bendición de la imagen y, con la asistencia del escultor de la misma, la Junta Mayor de Hermandades con su Presidente, D, Juan Miguel Lloret, y la Madrina de la Semana Santa, Dª. Irene Peiró, autoridades expresidentes de la Junta Mayor, Hermanos Mayores y Camareras de otras Hermandades, cofrades, feligreses, el escultor del Cristo de la Buena Muerte y muchos otros asistentes se celebró una Eucaristía, concpebradad por los distintos consilairispq ue había tenido la Hermandad. Al terminar la misa se le entregó a los padrinos Dª. María José Almiñana y D. Miguel Antonio Moncho un relieve de la imange con palaca del acto. Asímismo también se entregó a los sacerdotes celebrantes y a las distintas Hermandades un cuedro con la estampa de la imagen y, en dicho acto, la Banda Cavallers de Centelles de Oliva tocó la marcah “Bendición”, compuesta expresament para este acto.

 

 En esa misma Semana Santa se procesiona por primera vez con el grupo escultórico del Consuelo y se discute como debe procesionar. No había duda de que no podía hacerlo tras la imagen del Cristo de la Buena Muerte, pues ésta es la tiular del paso y la que debe cerrar, y colocarla delante en el sentido que avanza la procesión carece de sentido, pues dicha imagen refleja el momento en el que la Virgen María contempla a su hijo muerto. Se llega a la decisión de que porcesionará delante del Cristo de la Buena Muerte y mirando a dicha imagne, esto es, mirando en sentido contrario al avanzar de la procesión: y es que, una madre nunca da la espalda a su hijo. Esta decisión, como en su día los clavos, causó cierta polémica, dado que los asistentes a las procesiones no comprendían el porqué de esa forma de procesionar. No obstante, hoy día se trata de un elemento muy distintivo de nuestra Hermandad y que gusta mucho, causando a los ojos el efecto visual del pasaje en el que la Virgen y San Juan contemplan a Cristo recién muerto.

En cuanto a las andas de la nueva imgen, el armazón de madera se realizó en el taller de carpintería de D. Joaquín Martínez y el carro, como venía siendo ya costumbre en nuestra Hermandad, lo hizo desinteresadamente D. Vicente Melo, con la ayudad de D. Rafael manzano y D. Joaquín Ferrer, en un local cedido por D. Francisco Peris. Los faldones de la nueva anda fueron obsequio de los padrinos de la imagen.

En el año 2004 la Parroquia de Cristo Rey cumplía 50 años y la Hermandad colaboró con distitnso proyectos, entergando fotografías y documentos par ala exposición qu se hizo, así como donó los poryectores que iluminaban las nuevas vidrieras.

El Jueves Santo de esta semana Santa no se pudo procesionar a causa de la lluvia

            En septiembre de ese año, a la vuelta del verano, sorpresivamente, el Consiliario D. José Tomás informa a la Hermandad que se va a proceder a la remodelación y reforma de la Parroquia y, entre dichos cambios, se encuentra el de colocar un Pantocrátor presidiendo el Altar Mayor, desplazando la imagen del Cristo del a Buena Muerte a una Capilla, que posteriormente sería la de la Comunión. Sin opción alguna de contradecir la decisión del Párroco, la imagen del Cristo de la Buena Muerte es apartada del Altar Mayor, lugar del que nunca debería haber salido, para ser colocada en la Capilla de la Comunión.

En octubre de ese año se sigue con el acabado de las andas de la Virgen del Consuelo y San Juan, y se contacta con la orfebrería de D. Vicente David, las cuales se terminan en el año 2005, con motivos que representan la pasión del Señor. Aasímismo, la iliminación de las andas fue tare de D. Joaquón Ferrer y de D. Vicente Melo, quienes instalaron fibra óptica, tratándose de la primera anda en la ciudad de Gandía en equipar esta novedoda instalación.

Llegada la Cuaresma, por primera vez se hace el traslado del Cristo de la Capilla al Altar Mayor No obstante, para no perjudicar los actos de la Semana Santa se acuerda con el Párroco que el martes previo al Miércoles de Ceniza la imagen el Cristo de la Buena Muerte volverá a ser colocado sobre el Altar Mayor durante toda la Cuaresma hasta el día de la Solemne Bajada. A tal fin, se sustituye el antiguo mecanismo de bajada de la imagen, dejando de estar colgado sobre la pared para estar suspendido en el aire por cuatro cables y, tras de sí, una cortina rojo granate cubre durante esos días la imagen del Pantocrátor.

Enla misa del Domingo de Ramos se bendijeron dos banderolas regaladas pro la Camare Dª. María Dolores Pérez asasa para los latrales del anda de la Virgen del Consuelo y San Juan.

Ya finalizada la Semana Santa resulta elegido como Hermano Mayot D. José Marco Francés. En ña Junta de Gobierno, ratificándolo en Asamblea, se le concede a Dª. María José Almiñanan la insignida de oro de la Hermandad, por el buen hacer en los seis años de Hermana Mayor.

En el año 2006 baja por primera vez una mujer al Cristo de la Buena Muerte enla Solemne Bajada, siendo la primera mujer Dª. Aurora Moncho Almiñana. 

            Ese año es elegido Hermano Mayor, Don José Marco Francés, y Camarera Doña Mª Carmen Puig Linuesa cargo que ostentan hasta 2008. En 2007 se celebra el Cincuentenario de la Hermandad, año lleno de actos y celebraciones.

El 50 Aniversario

En 2007 se celebra el Cincuentenario de la Hermandad, año lleno de actos y celebraciones, donde se hizo entrega a todos los cofrades de la medalla conmemorativa.

2008

2009-2014

 Actualmente es Hermana Mayor Doña Charo Estruch Lucio, elegida en 2008 y Camarera Doña Mª Dolores Ibáñez Miñana.  

            En 2010 celebramos el 25 aniversario del Via Crucis penitencial.

Acabada la Semana Santa del año 2014, resulta elgida Hermana Mayor Dª. Dolores Ibáñez Miñana. En septiembre de ese mismo año se nombró Camarera a Dª. Cristina Faus Dauder.

2015-2017

En el año 2016, con motivo del 60º Aniversario de la Hermandad, se aprueba la elaboración de un nuevo estandarte de la Hermandad, que sustituya el donado por Dª. Margarita Fuster en el año 1982, el cual presentaba ya ciertos deterioros que aconsejaban su retirada. Este nuevo estandarte, de terciopelo negro con bordados dorado y, en el centro, también bordado en oro, la insignia de nuestra Hermandad ha sido elaborado por las Hermanas Dominicas de la Consolación de Xàtiva y bendecido el Domingo de Ramos de la Semana Santa de 2017.

A la finalización de su mandato, Dª. Lola Ibáñez y Dª. Cristina Faus generosamente donaron una vitrina para la conservación de los estandartes, instalada en la sala de celebración de las Juntas.

Después de la Semana Santa, en Asamblea de 16 de junio de 2017es elegida Hermana Mayor Dª. Manuela Galiano Bonilla, siendo nombrada Camarera, en septiembre del mismo año, Dª. Mª. José Almiñana Pellicer.

2018-2020

En ese año se celebra en Gandía la Procesión Diocesana, en el mes de febrero, acordando la Asamblea que se participe en la misma con la imagen del Cristo de la Buena Muerte sobre las parihuelas, al igual que en Martes Santo, pero no procesionando la Virgen y San Juan.

En la Asamblea General del día 2 de marzo de 2018 se acuerda permitir que los menores de 9 años puedan procesionar sin capuchón, medida que entrará en vigor para el ejercicio de 2019.

Algunos miembros de la Hermandad empiezan a transmitir su malestar de acabar la Procesión de Jueves Santo al inicio de la Calle San Francisco de Borja, ya que es un tramo más estrecho donde queda el cierre muy apretado y, ello unido a la instalación de unos contendedores de basura, quitan solemnidad al acto. Así, dado que a la hora en que acaba la Procesión no hay ninguna otra que atraviese la Plaza de las Escuelas Pías, se opta por acabar en ella, siendo un auténtico éxito la nueva ubicación, por el espacio y que hay y la mayor formalidad.

Todos los inicios son difíciles, complicados, pero al final si el objetivo es el deseado bien merece la pena, y así aquellos feligreses de la Parroquia de Cristo Rey que en 1956 fundaron nuestra querida Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte; acertaron.